Christie Digital Christie Digital

London Symphony Orchestra

El histórico Jerwood Hall recurre al sistema de proyección de última generación de la Serie M

Comparte esta historia

Pixel Projects

United Kingdom

Worship

Roadster HD14K-M, 2.6-4.1:1HD lenses

London Symphony Orchestra

En 2003, St Luke’s Church, una de las seis conocidas iglesias barrocas construidas en Londres por el arquitecto Nicholas Hawksmoor a comienzos del siglo XVIII, reabrió sus instalaciones como sede de la London Symphony Orchestra (LSO) bajo el nombre de LSO St Luke’s. En el corazón del complejo se encuentra el Jerwood Hall, un espacio cuya infraestructura ha sido ahora actualizada con la última generación de proyectores 3DLP de Christie y una nueva pantalla desplegable de 7 metros.

Tras estudiar cuidadosamente las necesidades visuales del espacio, Steve Ramsden, Director Técnico de LSO St Luke, solicitó a la empresa de distribución Pixel Projects un par de proyectores digitales de lámpara dual Christie Roadster HD14K-M, equipados con lentes 2.6-4.1:1HD.

Debemos sin embargo aclarar que fue el trabajo previo de los arquitectos de restauración de Levitt Bernstein lo que permitió al equipo técnico obtener la autorización pertinente para perforar el ladrillo original del edificio, clasificado con el Grado I por su valor histórico-artístico, para crear una abertura que posibilitara el funcionamiento de los proyectores desde una plataforma situada al otro lado del muro. Como explica Ramsden: «Para que la piedra utilizada no desentonara con la original tuvimos que pedir muestras de la cantera utilizada en los trabajos de restauración».

Hoy ese espacio acoge un programa llamado LSO Discovery, puesto en marcha por la LSO para educar musicalmente a la población local; y aunque las instalaciones siempre habían contado con proyecciones de vídeo, la solución anterior no era la más indicada.

Dado que los eventos que se celebran en ese entorno requieren un funcionamiento silencioso, los proyectores de la instalación anterior se alojaban en un gran contenedor amortiguador de ruido, montado sobre cuatro puntales en el centro de la balconada que rodea el espacio. «Por decirlo suavemente, no era una solución estética, algo en lo que el organismo británico encargado de la conservación del patrimonio estaba de acuerdo», nos cuenta Ramsden. Por eso, cuando llegó el momento de echar el cierre durante dos semanas de verano para llevar a cabo algunas mejoras técnicas y tareas de mantenimiento —trabajos posibles gracias a una generosa ayuda del Arts Council, el organismo gubernamental que gestiona y apoya las artes—, Ramsden decidió que había que ponerse manos a la obra, adquirir los proyectores Christie HD y llevarse los antiguos dispositivos a otra parte.

«Hicimos un agujero en el viejo muro de 700mm, instalamos una plataforma de acceso y apilamos, sin más, los proyectores en dos estanterías. —Continúa— Ahora disfrutamos de un silencio absoluto y de una calidad de imagen de primera».

Los proyectores tienen control por IP sobre la red Ethernet, haciendo innecesarias las complicadas incursiones a la plataforma de acceso para realizar cambios manuales.

Tanteando todas las opciones

Pero el Director Técnico hubo de recorrer un largo camino hasta llegar a esta solución, un camino que arranca de su asistencia a una demostración en la sede de Christie EMEA en Wokingham en compañía del Director de Audiovisuales de la cercana Guildhall School of Music & Drama, David Foister, también en busca de una solución Christie. Un año después de haber hablado con Chris Britton, de Audio Visual Machines (AVM), distribuidor de Christie, Ramsden se sentía en condiciones de explorar las posibles opciones. Keith Morris, de Pixel Projects, preparó con AVM una demo con los proyectores que habían alcanzado la última fase de selección.

«En aquel momento tenía ya una idea más precisa de lo que queríamos: cierto brillo, cierta resolución y la cuestión del ruido, ya que por entonces no contábamos todavía ni con presupuesto ni con permisos para perforar la pared». Explica Ramsden, que añade: «Al final, la lista de opciones quedó reducida a tres. Tras comparar los proyectores con los que ya que teníamos, constatamos que el brillo disponible en la actualidad es muy superior al del equipamiento anterior».

Ramsden declara que, aunque había empezado ya «a preocuparse menos de la tecnología y más de la calidad de la imagen», en el análisis final la reproducción del color fue el factor decisivo: «Comparamos el color con nuestro propio monitor de referencia. Pues bien, el HD14K-M resultó tener una precisión del 100%. La decisión estaba clara».

Al repasar las características del proyector, afirma que su sistema de lente inteligente (ILS) fue crucial, ya que «evitaría los continuos viajes escalera arriba y abajo». La lámpara en modo eco fue otro factor de peso.

Ramsden confirma que la posibilidad de colocar dos proyectores a distancia detrás de la abertura practicada en este edificio de la Iglesia Anglicana, que llevaba cincuenta y cinco años cerrado por su estado ruinoso, ha supuesto un gran beneficio, pues permitió eliminar el conflicto entre ruido e imagen.

Un espacio, dos proyectores y un sinfín de usos

La solución de proyector elegida ofrece gran flexibilidad en todo tipo de casos, Así, mientras un proyector HD14K-M apunta a la gran pantalla de 7 metros que al desplegarse cubre uno de los ventanales principales, el otro suele emplearse para proyectar sobre la pantalla de 4 metros situada en un punto medio de la sala y utilizada cuando solo se necesita la mitad de la superficie total. El segundo proyector puede utilizarse como refuerzo de emergencia cuando se requiera un funcionamiento sin interrupciones; en otros casos, puede establecerse una relación de aspecto HD de 5:4 y 16:9, respectivamente, para cada proyector, que se pueden solapar cuando se desee un nivel de brillo súper elevado. Por último, la posibilidad de hacer funcionar el proyector en modo lámpara única/economía reduce el coste global de propiedad.

Con el paso de SD a HD, en la actualidad la mayor parte del contenido del vídeo llega a los proyectores a través de PlaybackPro en un Mac Pro con un sistema de disco duro RAID.

Al fondo de la sala se pueden incorporar asientos plegables para conseguir un aforo de hasta 412 personas (cuando el espacio se configura para conciertos) o de 180 para cenas de gala con escenario y zona de recepción. Con todo, Steve Ramsden subraya que las dimensiones del Jerwood Hall no permiten alojar un concierto con orquesta sinfónica al completo y público, funcionando únicamente como espacio para ensayos.

Pero el nuevo diseño de proyección tiene otros beneficiarios además de LSO Discovery. Aunque algunos conciertos son grabados tanto para la emisora BBC Radio 3 como para una web propia usable a modo de streaming y con fines educativos, las instalaciones acogen también conciertos privados, conferencias, banquetes de bodas, rodajes y grabaciones.

Como remate de la mejora audiovisual (y con el propósito de optimizar los nuevos proyectores), Chris Hitchens, de Screenchange ha instalado en LSO St Luke’s una nueva y flamante pantalla de 7 metros de Screen International.

La «prueba del algodón» del Jerwood Hall fue la ceremonia anual de entrega de los International Broadcasting (AIB) Awards. «Con la sala repleta de profesionales del Broadcasting, el más mínimo error habría sido inmediatamente detectado».

Por fortuna, la última integración ha gustado a todo el mundo. «Tenemos persianas motorizadas en todas las ventanas, pero la gente suele preferir la luz natural. —Concluye el director técnico de LSO StLuke’s— Y al contrario de lo que sucedía con nuestros antiguos proyectores, los de Christie funcionan de maravilla con la luz ambiental, con lo que, salvo en contadas ocasiones, no tenemos que oscurecer el espacio. Los técnicos están muy satisfechos del resultado».

Acerca de LSO St Luke’s

LSO St Luke's es una iglesia creada en el siglo XVIII por el arquitecto Nicholas Hawksmore que goza del Grado I de protección por su valor histórico-artístico. Tras su restauración se ha convertido en sede de LSO Discovery, un programa puesto en marcha por la LSO para educar musicalmente a la población local. En su espacio central, el Jerwood Hall, tienen lugar de manera regular sesiones creativas, mientras las Clore Rooms, un espacio situado en la cripta de la vieja iglesia, recibe un flujo constante de grupos musicales. Además de acoger los ensayos de la LSO, el antiguo edificio tiene un programa de conciertos muy rico y diverso, y ha visto desfilar por sus instalaciones a artistas y grupos que van de Elton John, Annie Lennox y Robbie Williams a la London Sinfonietta, Aled Jones y Evelyn Glennie. El centro se utiliza también para eventos de empresas o cenas. LSO St Lukes se encuentra en Old Street, en Londres.

Productos relacionados

Need  help? Contact us.